Cómo hacer la educación en casa más divertida?

Educación Divertida

Una gran parte de la educación en casa es añadir un toque personal a la educación de tu hijo. Educar a tu hijo en casa tiene muchas ventajas. Una de ellas es la flexibilidad para cambiar la forma de enseñar cuando veas que una forma concreta no funciona. El método que elijas no tiene por qué ser igual o parecido a lo que has visto en las redes sociales o a lo que tu amigo está probando.

Para aprovechar al máximo la experiencia de educar en casa, hay que adaptarla y convertirla en una experiencia educativa única para ambos, por ello hemos reunido algunos consejos que pudieran mejorar la experiencia de educar a tu hijo en casa.

4 consejos para leer más libros

Probablemente te lo has dicho a ti mismo 100 veces antes: «Realmente necesito empezar a leer más». Sin embargo, cuando usted es un adulto fuera del hábito con un horario completo, encontrar el tiempo para recoger un libro puede ser un desafío.

Pero este es un objetivo por el que vale la pena luchar. La ciencia está empezando a respaldar lo que los amantes de los libros ya saben: La lectura ofrece beneficios de gran alcance para su vida. La actividad aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y aumenta el funcionamiento cognitivo, según un estudio de la Universidad de Stanford. Y leer con regularidad puede hacer que usted sea una persona más tranquila y empática.

La lectura es una travesía interior y exterior

La obra literaria nos permite viajar en el tiempo y el espacio sin movernos del ámbito que hayamos elegido para emprender ese viaje. Nos da la posibilidad de navegar con la imaginación; de trasladarnos a mundos desconocidos, fantásticos, maravillosos; de desarrollar nuestra capacidad creadora, aumentar el conocimiento, y explorar con la mente y el alma todas las posibilidades del Universo.
Esa travesía recorre distintas etapas. En los primeros años de vida surge la curiosidad por los colores y las imágenes. Ese viaje de exploración y juego a través de los sentidos va dando lugar al desarrollo posterior de la identidad personal.
Alrededor de los cuatro y cinco años, la palabra se transforma en una herramienta creativa. La indagación lúdica y el juego con las imágenes permiten expresar emociones, sensaciones, y dan lugar a la creación de mundos imaginarios.